Ana llora al contar las razones por las que tuvo que huir con su familia de Venezuela.

Cúcuta, Colombia, 2018